El atributo “dofollow” no existe

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Recuerdo que la primera vez que me hablaron del inexistente atributo “dofollow” fue hace unos años cuando un cliente me dijo que uno de sus anunciantes le había insistido mucho en que el banner de publicidad que le contrataba debía tener en el enlace dicho atributo.

Yo inicialmente pensé que lo que le habrían pedido era que no pusiera el “nofollow” en el enlace. Y así se lo hice saber… Pero no, me paso el texto literal que le habían enviado y efectivamente, decía que el enlace tenía que tener el atributo “dofollow” e incluso le daban ya el fragmento de código HTML completo para que lo usara tal cual.

Logo Google con Lego

Foto por manfrys

A esto yo le respondí, que el atributo “dofollow” sencillamente no existe en (x)HTML… Y no es más que una de tantas invenciones de gente (por lo general de marketing) con pocos o nulos conocimientos técnicos. Que seguramente un día leyeron en algún sitio que había que poner eso para que Google le diese autoridad a los enlaces, y a partir de ahí sin contrastar esto con nadie que realmente supiera del tema empezaron a heredar de unos a otros sin cuestionarse nunca si esta información es correcta o no.

La realidad es completamente opuesta. No hay que indicar ningún atributo para que Google u otros buscadores sigan (hagan “follow”) a un enlace, ese es el comportamiento predeterminado ante cualquier enlace salvo que se indique lo contrario. ¿Y cómo se indica lo contrario?, con el atributo “nofollow”.

¿No te suena lógico? Sería una estupidez tener que ir enlace por enlace diciendo este sí, este no, este sí… ¿No crees?

Vale, no me hagas caso, compruébalo tú mismo

Lo puedes comprobar en cualquier guía de referencia del lenguaje HTML en cualquiera de sus versiones, el atributo “dofollow” no existe y por tanto ponerlo no sirve absolutamente para nada. Bueno, en realidad sirve para una única cosa, para dejar claro en tu código HTML que tienes un interés especial, seguramente económico, en que sean tenidos en cuenta por los buscadores. Y no sólo no les has agregado el atributo “nofollow” que deberías poner a cualquier enlace de pago que vendas desde tu web, sino que encima te has pasado de listo poniendo un atributo inexistente e inservible.

Así que, si alguna vez un anunciante te exige que pongas el “dofollow” a su publicidad, yo que tú le diría que se busque otra página a la que arruinarle la reputación.

Como despedida, os dejo un vídeo de Matt Cutts donde explica que deberías poner un “nofollow” a los anuncios que vendes directamente en tu web (esto significa cualquier anuncio sea enlace de texto o imagen, que no sea gestionado a través de una plataforma publicitaria reconocida).

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios marcados con *